¡Cómpralo aquí!

¿Tienes alguna duda?

¡Escríbenos o llámanos! Nuestros asesores pueden ayudarte.

clientes@mascoterias.com 

922-468-345De lunes a viernes de 9:00 a 20:00 y sabados de 10:00 a 18:00.

Rascador y gimnasio premium para gatos de 1.77 metros de altura

S/.690.00
Impuestos incluidos

Sólo por pedido con entrega en 7 días

Cantidad

Elaborado en Perú con materiales de alta calidad.

El rascador les servirá para aliviar su instinto y descargar sus arañazos. Tendrás menos probabilidades de que tu gato arañe el resto de objetos de la casa.

Arañar y afilarse las uñas son dos gestos naturales de los felinos. De ahí que el rascador para gatos no sea únicamente un complemento sino, y fundamentalmente, un accesorio básico para su bienestar. Lo que para nosotros puede ser un gesto incomprensible y un ataque a la integridad de nuestros muebles o decoración resulta ser un gesto instintivo que los gatos necesitan poner en práctica.

Precisamente por esta razón, es conveniente que desde pequeños cuenten con un rascador a su disposición. Y, lo que es más importante, que les enseñemos a utilizarlos para que comprendan que es un lugar habilitado para poder arañar (y se ciñan, únicamente, a ese lugar).

POR QUÉ NECESITAN EL RASCADOR PARA GATOS

La costumbre de afilarse las uñas de manera diaria y sobre cualquier superficie responde, únicamente, a una cuestión de instinto. Como buenos felinos que son, los gatos necesitan mantener afiladas sus uñas y tenerlas siempre en guardia para poder cazar cualquier presa en caso de que se les presente la ocasión. Añadido y sobre todo tras el corte, los gatos arañan como gesto natural cuando sienten que las uñas les pican.

Recordemos que, a pesar de la historia del gato y los años que lleva conviviendo con el ser humano, su intuición se mantiene viva. Es la razón por la que, como parte del juego del gato desde su infancia, sea habitual que intenten arañar (comportamiento que tendremos que educar desde pequeños, para evitar que se convierta en un problema de conducta). Pero hay un motivo más, y es que el gato como animal territorial utiliza también este rascado como manera de marcar su territorio (sobre todo si lo comparte con otros congéneres).

Por estas razones y lejos de ser únicamente un accesorio o un juguete, existen poderosos motivos para que nos planteemos tener un rascador para gatos a disposición del nuestro. Unos que revierten, fundamentalmente, en su bienestar y que podemos resumir en tres aspectos básicos:

  • El rascador para gatos cubre una necesidad básica para ellos, facilitándoles una superficie controlada y específica para ellos sobre la que poder afilar sus uñas.
  • Además, el rascador puede convertirse en un juguete que conjugue dos aspectos importantes en el carácter del gato: por un lado, como elemento educativo (algo a lo que tenemos que prestar atención desde pequeños, si bien no sea tan sencillo como en el caso de los perros); por otro, a su necesidad de juego (algo que forma parte de la identidad del gato a lo largo de toda su vida y que puede ser una herramienta de vínculo con nosotros como dueños).
  • El hecho de poder tener un espacio que rascar facilita al gato liberar tensión y energía. Es importante tener en cuenta que, incluso en gatos de avanzada edad, es necesario que tengan una vía de escape para su nervio característico.